Nuestra Corporación Centro de Formación Técnica ProAndes ha puesto en marcha un Plan de Mejoramiento Institucional (PMI) denominado “Consolidación y Fortalecimiento del Modelo Educativo en Base a Competencias de la Corporación ProAndes y de su Vinculación con la Industria”, con una doble finalidad. Por una parte, el objetivo de impactar favorablemente a todos sus estudiantes, a través de la consolidación de su proyecto educativo expresado en un modelo de formación basado en competencias laborales que se ha venido adaptando y fortaleciendo en los últimos años, amén de su constante revisión y actualización, a partir de su estrecha relación y vinculación con el mundo laboral, representado por todas las empresas socias de la Cámara Chilena de la Construcción. A su vez y como segunda motivación justificante, la institución se compromete a poner a disposición de las demás entidades de formación superior técnica y de todo el sistema de educación terciaria nacional los resultados y mejoras que logre alcanzar gracias al aceleramiento en su desarrollo institucional que podrá ser conseguido como consecuencia de la implementación de esta iniciativa.

En concreto, el PMI formulado se estructura en base a 5 objetivos específicos, cuyo sentido se expone someramente a continuación.

El primero pretende profundizar la revisión de todos los planes y programas de estudio en función de los ajustes que se realizarán al modelo educativo en base a competencias derivados de la ejecución del PMI, reestructurando la secuencia formativa en base  a módulos asociados a competencias o unidades de aprendizaje, identificadas y definidas conforme a una metodología de estrecha vinculación con el mundo laboral, de manera de asegurar su pertinencia, lo que finalmente se expresará en la empleabilidad e inserción laboral de nuestros titulados. A la fecha de inicio del proyecto la institución ya cuenta con 6 carreras de un total de 14 cuyo currículum se encuentra desarrollado en base a competencias, quedando por ajustar 8 carreras a las demandas derivadas del modelo en base a competencias, sin perjuicio de las nuevas carreras que se sumen a la oferta actual.

Con todo, el alcance del proyecto no se limita sólo a las carreras que aún no han sido desarrolladas en base al modelo por competencias, sino que también, busca revisar y ajustar el modelo actual, asegurando que incorpore todos los componentes que el estado del arte recomienda para la efectiva aplicación de un modelo en base a competencias.

Para la implementación de la revisión y ajuste de todos los planes de estudio, se contempla como parte de la estrategia, la participación de docentes de la institución, de manera de capitalizar internamente los resultados del proceso desarrollado y de las consultorías sobre el particular.  A su vez y como elemento central de este esfuerzo, se incorporará el SCT-Chile como mecanismo que favorezca y facilite la movilidad vertical y horizontal dentro del sistema, en conformidad con los lineamientos que al respecto ha planteado la política pública. La adopción de SCT-Chile es una etapa contemplada originalmente dentro del proceso de implementación del modelo educativo de la Corporación ProAndes, pero cuya iniciación estaba planificada más adelante en el tiempo. De esta forma, el PMI permite acelerar la adopción de SCT-Chile.

Es necesario destacar que el modelo educativo de la Corporación ProAndes considera que la formación de nivel técnico superior trasciende la mera capacitación o formación de oficios, toda vez que incorpora una formación general que permite desarrollar las bases para que nuestros egresados comprendan los fundamentos de las competencias que adquieren, así como los aspectos actitudinales que involucran el “saber ser” de las competencias de empleabilidad.

En segundo lugar y aprovechando la posición de privilegio que supone ser parte de la CChC, esta iniciativa plantea incorporar una metodología innovadora de aprendizaje, conocida como “formación por alternancia”, adaptando a la realidad chilena las mejores prácticas nacionales y especialmente internacionales en procesos de enseñanza-aprendizaje que combinan teoría y práctica. Lo anterior supone una mirada distinta a las prácticas profesionales. Asimismo, no es una copia de formatos del tipo dual, sino –como se ha expresado- una adecuación de los aspectos más relevantes de aquellos modelos a la realidad e idiosincrasia nacional. Para asumir el liderazgo en la implementación de esta iniciativa se considera la incorporación de un encargado o coordinador de innovación de modelo por alternancia.

El tercer énfasis se expresa en términos amplios como proyectos de colaboración y vinculación con las empresas. Se concreta en una serie de iniciativas, muchas de las cuales actualmente se desarrollan por la Corporación ProAndes, pero dándoles un sentido sistémico a partir de esta propuesta. Prácticas, utilización de equipamiento e infraestructura de las mismas empresas para la evaluación in-situ, levantamiento y validación de competencias, prestación de servicios, proyectos de aprendizaje y servicio, reclutamiento de profesionales de las empresas para que se desempeñen como docentes en la institución, etc., son algunas manifestaciones de lo señalado. Por otra parte, en el ámbito de las certificaciones, se buscará incorporar a los programas de estudio la preparación para certificaciones que sean pertinentes a los ámbitos de formación de las respectivas especialidades, ya sean estas de nivel nacional o internacional. Asimismo, se explorará la posibilidad de que las empresas puedan certificar el dominio de ciertas competencias o destreza en la especialidad.

En cuarto lugar, por una parte, a través del mecanismo de reconocimiento de aprendizajes previos (RAP) se pretende diversificar las vías de acceso a formatos regulares de educación y perfeccionamiento. Este proceso estará centrado en reconocer las competencias de aquellas personas que están insertas en el mundo laboral y que buscan formalizar su experiencia obteniendo certificaciones y validación, además de ofertar modelos flexibles que hagan compatible su quehacer cotidiano (trabajo y familia) con las cargas que supone el estudio, ad-hoc a su vez con la adecuada implementación de SCT-Chile.

Por otra parte, se abordará la articulación con el nivel escolar, en que el foco estará puesto en la Enseñanza Media Técnico Profesional (EMTP), estableciendo puentes que permitan transitar a sus estudiantes  desde el nivel secundario, de forma tal que el tramo siguiente -terciario- sea el complemento e instancia de especialización adecuada a través de una metodología de articulación, que permite definir las brechas de formación que se generan entre ambos niveles, de manera que este tránsito sea con alumnos que están en igualdad de condiciones de entrada gracias al trabajo de acortar las brechas formativas que se han generado. Corporación ProAndes ya está trabajando en la propuesta de una metodología de articulación con colegios de la Corporación de Educación de la Construcción (COREDUC). Es preciso destacar que los mecanismos de admisión especial de alumnos (RAP, Articulación, etc.) que impliquen reconocimiento de competencias o validación de estudios previos en base a competencias, utilizarán, en todo lo que sea posible, la misma metodología de evaluación por competencias que la institución usará para todos sus programas de estudio. Desde este punto de vista, la evaluación de competencias implicará la adopción por parte de la Corporación ProAndes de una metodología singular por la cual se regirá la evaluación de competencias en todos los contextos, sin perjuicio de las adaptaciones que el caso requiera a las modalidades y circunstancias que en concreto apliquen.

Por último, un quinto eje está determinado por sistematizar las acciones y planes de mejoramiento y aseguramiento de la calidad, como expresión de una cultura institucional orientada en tal sentido. Para ello, a partir de los actuales niveles que la Corporación ProAndes rigurosamente implementa, se observarán las mejores y modernas prácticas nacionales e internacionales en este sentido, que permitan llevar a nuestra institución por un sendero de desarrollo y consolidación.
En el ámbito de la gestión del proyecto, se propone una estructura de gestión compuesta, en primer lugar, por un Directorio del PMI, presidido por el Rector; y en segundo lugar, por un equipo ejecutivo liderado por el Vicerrector Académico e integrado por los principales directivos y jefaturas de las áreas académica y económica. A este equipo ejecutivo se integran 5 cargos, y se tiene contemplado incorporar de manera definitiva al menos a 3 de ellos a la planta institucional, una vez extinguido el PMI. Estos cargos son: Encargado de innovación, analista curricular y analista instruccional.

Más información acá

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje